evidencias locales nacionales internacionales
-A   A   +A
Campaña presidencial del mercantilismo ciudadano / Aída Alcalá Campos*

Una campaña político electoral con indicios de permanecer constante y ostentando el poder presidencial está desgastando, con mucha firmeza, los derechos del pueblo, de las futuras generaciones y de los niños y niñas mexicanos.


COMUNICA.- Hace poco más de una década una noticia en los periódicos campechanos conmocionó a una gran parte de la población: En una casita ubicada en la periferia de la ciudad encontraron  un par de niños amarrados y la puerta de entrada bien cerrada. Elementos de seguridad pública y autoridades del DIF estatal llegaron al lugar para atender a los pequeños y esperar el retorno de sus padres. “Salieron a trabajar”, dijeron los niños de apenas unos cuantos años de edad.

Al llegar los papás lo confirmaron, además de agregar que no tenían manera de poder llevar sustento a la familia –el papá se dedicaba a chapear y la mamá al servicio doméstico, en el que generalmente las patronas no les permiten llevar a sus pequeños-. Tampoco podían llevar a sus hijos al kínder y la primaria porque no contaban con el dinero para comprar los útiles escolares además de que, a las horas que salían de clases, ellos aún permanecían en sus trabajos

No se trataba de secuestro y mucho menos de maltrato infantil, se trataba de supervivencia; pero la comunidad citadina estaba indignada contra “esos malvados padres que tratan como animales a sus pequeños hijos”.

La mayoría de sus familiares se encontraban en la misma situación. No tenían a nadie para cuidar a sus pequeños, por lo que hacían con sus hijos era lo más razonable, lo más seguro. Y lo más triste, muchísimas de estas personas dejan a sus pequeños hijos para cuidar a otros que, el instinto maternal, llegan también a amar. ¿Está el mundo aplaudiendo la película de Cuarón?, ¿”Roma”?, pues ese precisamente es el argumento. Pero López O. no la ha visto pues, lo ha confesado, no le atrae el cine.

Años más tarde aparecieron las estancias infantiles que vinieron a facilitar, pero sobre todo a tranquilizar a los padres de familia de escasos recursos, trabajar con menos aprensión. Sus niños contaban con condiciones importantes de salud, alimentación cuidada y supervisada, seguridad y estimulación educativa, tan importante en los primeros años de la vida infantil. Enseñanza digna para vida digna. Mis nietos más pequeños asistieron primeramente a estancias infantiles y actualmente están en el Cendi; en ambas instituciones recibieron y reciben una atención integral excelente.

Hoy, la medida tomada por Andrés Manuel López Obrador de cortar el presupuesto a estas instituciones, es injustificable, aberrante y de Lesa Humanidad por los argumentos y refutaciones proclamados hasta por sus propios correligionarios partidistas y debe ser rechazada por todos los ciudadanos de nuestro país y del mundo entero.

El hombre sigue en campaña político-electoral comprando votos: de las mujeres, de las personas de la tercera edad, de los jóvenes…¡vamos, de los electores!

Pero los niños aún no votan, faltan muchos años para que sean mayores de edad. Ahora, y unos años más, por lo menos mientras siga ostentando el poder presidencial y fáctico, son tan solo niños despreciados por este hombre que, percibo, tuvo una triste infancia.

El 82% que se siente “beneficiada” por el gobierno de este hombre, emocionados suman dádivas antidemocráticas sin ver el futuro servil que este gobierno está creando, particularmente, para sus hijos, para las generaciones de niños y adolescentes actuales. Las futuras generaciones mexicanas, es muy posible, se encuentren con que los pobres de ahora serán más pobres aún; la clase media caerá en la pobreza y los ricos millonarios partirán a países más acordes a su vida.

Así la democracia y cuarta transformación que promulga a voz en cuello López O. “El pueblo es el que manda”, dijo –en tiempo pasado porque, ojo, ya lo dejó de decir-; pero díganme por favor, quizá yo no pueda entender su perorata a pesar de mis estudios de maestría en español, ¿puso a consulta restringir el presupuesto a las estancias infantiles, tema que todos vivimos y podemos opinar, con conocimiento y experiencia de uso y práctica, de la misma manera como puso a consulta la construcción del NAIM, tema en el que no puedo opinar porque no tengo los conocimientos pertinentes para hacerlo y ni siquiera la experiencia?

La ONU, la Unicef, las instituciones internacionales de Derechos Humanos deben intervenir ante semejante desatino perpetrado por el Gobierno de López O., quien debe, además, dejar de utilizar de manera espuria e insultante el lema sublime de “Gobierno de México”. Está demostrado es ¡su gobierno! no el de México y mucho menos el del pueblo mexicano.

Si el presidente estadunidense es despreciable por separar a los hijos de sus padres inmigrantes, López Obrador es el hombre más miserable de la historia presidencial de nuestro país y de la historia moderna occidental.

 

*Aída Alcalá Campos, articulista de nuestro Grupo Editorial Comunica, ha sido catedrática de Literatura y fundadora de la cátedra Cervantes y su tiempo en la Facultad de Humanidades de la UAC; también impartió las materias de Sociolingüística y Lingüística General de la Escuela de Periodismo y Ciencias de la Comunicación del IC y ponente en diversos congresos nacionales e internacionales sobre estos temas.

FEHC


Esta es una opinión de los internautas, no de COMUNICAcampeche.com
No esta permitido publicar comentarios contrarios a los de las leyes mexicanas o injuriantes
Nos reservamos el derecho de eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
Avísanos de comentarios fuera de tono
Normas para comentar en COMUNICAcampeche.com